Convocatoria 62

(Enero-junio 2024)

 

Tema: Educación superior y jóvenes indígenas: experiencias, propuestas y desafíos

Fecha límite de recepción: 30 de junio de 2023

 

Coordinadores:

Yasmani Santana Colin
(ITESO, México)

Ibet Sosa Bautista
(Universidad Pedagógica Nacional, México)

Macarena Ossola
(CONICET-Universidad Nacional De Salta, Argentina)

 

Tanto en México como en América Latina existe una reflexión en torno a la presencia de jóvenes indígenas dentro de distintos modelos de educación superior, ya sea desde las universidades convencionales o desde las propuestas de educación que en distintos contextos se han nombrado indígenas, interculturales, de educación propia, de etnoeducación, entre otras denominaciones. En los últimos años, algunas universidades están redefiniendo (aunque de manera muy incipiente) la imagen homogénea que se ha construido sobre el tipo de estudiantes que reciben, y se comienza a visibilizar una heterogeneidad de identidades que habitan las aulas, provenientes de distintos grupos sociales y culturales.

Aun con estas transformaciones, la universidad continúa siendo un espacio cerrado al que regularmente un grupo reducido de personas puede ingresar. El acceso a la educación superior en América Latina, podemos decir, es un privilegio. La demanda por el ingreso a la universidad por parte de jóvenes de distintos sectores sociales es abrumadora respecto a los espacios que ofrecen los Estados nacionales.  Desde el discurso de la universidad a la pluriversidad, se construyen propuestas, algunas legitimadas y financiadas por el Estado; también surgen otros proyectos sostenidos desde organizaciones civiles o comunitarias, las cuales van construyendo alternativas educativas que cuestionan conceptos como el aprendizaje, los contenidos, las evaluaciones y que plantean propuestas educativas desde sus legítimas luchas, y también desde las nuevas problemáticas que los pueblos originarios enfrentan en la actualidad. 

Por otro lado, es necesario señalar que el acceso a las instituciones de educación superior, ya sean convencionales o interculturales, es un proceso que sigue siendo complicado y desigual para las poblaciones en general y, de manera específica, para los miembros de comunidades indígenas. La falta de cupos en las instituciones educativas, los costos, la falta de universidades cercanas a las comunidades, entre otros factores, dan paso a los movimientos migratorios de jóvenes de comunidades originarias que buscan una posibilidad de acceso a la educación superior.

Históricamente, los miembros de comunidades indígenas buscaron en la migración una forma de superar diversos problemas asociados con la pobreza estructural y las condiciones de marginación que atraviesan a sus comunidades. Tras esta situación, podemos encontrar numerosas historias de inserción a la vida urbana (Santana, 2022) y, específicamente, a la vida universitaria (Czarny, 2015) de diferentes pueblos indígenas del país; historias colectivas e individuales que visibilizan un imaginario acerca de las expectativas sobre el acceso a la profesionalización y que también nos brinda un panorama respecto a los retos de ingreso, las formas de aprendizaje y la continuidad de la formación universitaria, también, se ponen de manifiesto las diversas disciplinas del conocimiento desde las que los jóvenes plantean sus intereses y aportes, a la comunidad y la sociedad en general.  

Es importante señalar que el poco o nulo trabajo con el aspecto lingüístico ha marcado una serie de problemas en los procesos de aprendizaje desde los niveles básicos hasta llegar a la universidad, lo que ha propiciado una formación básica muy atropellada y con múltiples carencias, las cuales se reflejan en las dificultades para el acceso y culminación de los niveles superiores de formación. Ciertamente, la población indígena que llega a la universidad es aún más escasa; se habla del 1% al 3% de jóvenes indígenas que logran llegar a estos niveles de escolaridad (Schmelkes, 2013; Hernández, 2018).

Pese a las complejidades que trae consigo el acceso a la educación superior, con mayor frecuencia encontramos que hay presencia de jóvenes indígenas que reivindican su identidad étnica y que están redefiniendo y tensionando categorías como el género, el territorio, lo indígena, lo juvenil, el feminismo, la construcción social de la mujer, ya sea en los lugares originarios o en los contextos urbanos. Asimismo, se evidencia la versatilidad de los profesionistas indígenas en la producción de nuevos discursos atravesados por su formación (Santana, 2022). Así, nos interesa recuperar las experiencias de formación superior desde distintas perspectivas y voces que den cuenta de cómo las juventudes denominadas indígenas, originarias, comunitarias o rurales están habitando las instituciones de educación superior y cómo impactan estos procesos formativos en los discursos desde los espacios que ocupan en la sociedad, en las comunidades o en los roles que eligen desempeñar.   

De esta manera, buscamos explorar sobre los significados que los y las jóvenes indígenas tienen sobre la formación universitaria; si bien partimos de que existe un imaginario sobre el acceso a “mejores condiciones de vida”, hay una variedad de formas de entender el significado de la formación académica, ya sea desde proyectos individuales hasta la construcción de proyectos colectivos por la defensa de la identidad, el territorio, el acceso a derechos y la busca de una constante visibilización de las culturas originarias al interior de los Estados nacionales.

El ingreso a la educación superior para distintos jóvenes de pueblos originarios ha implicado la apertura a una serie de negociaciones, pero también tensiones, entre las y los jóvenes indígenas, sus familias, sus comunidades y los mismos espacios universitarios. El distanciamiento entre los estudiantes y sus comunidades en el proceso de movilidad hacia zonas urbanas ha implicado, en ocasiones, la implementación de otras formas de participación, que surgen de las habilidades y los conocimientos que adquieren en sus procesos de formación universitaria. Aunque, en muchos casos, esto no los exime de realizar los cargos tradicionales al interior de sus comunidades.

Por otro lado, nos interesa reflexionar sobre los procesos de aprendizaje que se viven en los distintos modelos de universidad en los que la presencia de estudiantes de comunidades indígenas tensiona las formas tradicionales de enseñanza-aprendizaje, y pone de manifiesto que hay una necesidad de repensar otros modelos de enseñanza que nos llevan a plantearnos otros procesos de aprendizaje inevitablemente.

Es importante destacar el reconocimiento que hay respecto a “formas no convencionales de aprender y de enseñar”, planteamientos que dentro del paradigma occidental no han sido reconocidos de manera intencionada como un modo de conservar una lógica monocultural y monolingüe que subalterniza otras formas de comprensión del mundo, las cuales implican aprendizajes distintos, contextualizados, multilingües e interculturales.  

A partir de lo anterior, este número tiene como objetivo divulgar discusiones teóricas y trabajos de investigación que versen sobre la relación entre juventudes indígenas y educación superior. A la vez, se propone abordar las distintas dimensiones que se tejen entre las juventudes indígenas y la educación superior desde discusiones teóricas, trabajos de investigación y acciones colectivas.

 Las temáticas que proponemos son las siguientes:

  • Experiencias de formación universitaria en contextos urbanos con jóvenes indígenas
  • Experiencias de educación universitaria intercultural 
  • Docencia con jóvenes indígenas 
  • Contribución de políticas de acciones afirmativas en el acceso y culminación de los estudios profesionales de estudiantes indígenas
  • Vivencias de estudiantes indígenas en ámbitos universitarios 
  • Expectativas de la educación superior de estudiantes de pueblos originarios 
  • Propuestas de educación superior de cuño intercultural, antirracista o decolonial
  • Organizaciones estudiantiles de pueblos originarios en diversos modelos de educación superior 
  • Aprendizajes logrados por estudiantes indígenas en la educación superior
  • Diálogo entre los saberes académicos y comunitarios desde la vivencia de los estudiantes universitarios
  • El papel de la lengua y la literacidad académica en los estudiantes universitarios indígenas

 

  Referencias bibliográficas

Czarny, G. (2015). Jóvenes indígenas y universidades convencionales. En E. Díaz, E. Gigante y G. Ornelas (coords.). Diversidad, ciudadanía y educación (pp. 135-156). Universidad Pedagógica Nacional.

Hernández, S. (2018). Proyectos políticos, educación superior intercultural y modernización educativa en Ecuador y México [tesis doctoral, Universidad Nacional Autónoma de México]. Repositorio digital de la Universidad Nacional Autónoma de México. 

Santana, Y. (2022). La formación universitaria como elemento en la construcción de identidades, de posicionamiento político y de activismo. En Y. Santana (coord.). Caminares comunitarios y académicos: narrativas de profesionistas indígenas que tensionan imaginarios (pp. 17-34). Universidad Iberoamericana.

Schmelkes, S. (2013) Educación para un México intercultural. Sinéctica, núm. 40. https://sinectica.iteso.mx/index.php/SINECTICA/article/view/48/40

Zapata, C. (2008). Los intelectuales indígenas y el discurso anticolonialista. Discursos y Prácticas, vol. 1, núm. 2, pp. 113-140.