Editorial

Con el verano llegan las lluvias y el ambiente se transforma. El viento fresco y la acción del agua permiten ver la realidad con un nuevo enfoque o, por lo menos, con nuevo ánimo. De la misma forma que las lluvias estivales, este número de la revista Sinéctica entra a nuestro ámbito con un halo de frescura e intenta contribuir al bienestar de quienes participamos en la revista, ya sea como colaboradores o como lectores.

Este número 37 es especial por dos razones, ambas importantes en distintos niveles. La primera es que, tras un esfuerzo de largo aliento, que se ha reflejado todos los días en el trabajo de ésta, nuestra revista, la revista de educación del ITESO, de todos los que la han y hemos construido a lo largo de los años, acaba de ser aceptada en el Índice de Revistas Mexicanas de Investigación Científica y Tecnológica que elabora el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Con esto, Sinéctica entra en una nueva etapa que nos obliga a hacer un esfuerzo mayor día con día y que, como la lluvia, seguramente hará que florezca el conocimiento sobre educación y su difusión. Un reconocimiento y una felicitación a todos aquellos que han participado desde el inicio de Sinéctica. Un abrazo agradecido para ti.

La segunda razón, que no es menos importante, es que este número en especial toca un tema vital para el desarrollo humano: los valores y su relación con la formación de los alumnos.Un tema que a veces se deja de lado por no ser instrumental o no estar de moda. Estamos seguros de que la lectura de los artículos que integran este número generará reflexiones y, como el clima de verano, nos traerán una visión más sosegada y optimista de nuestra labor diaria en la educación.

Así pues, querida lectora, querido lector, disfruta el clima estival y comparte con nosotros la felicidad, la satisfacción y las reflexiones que este número y sus circunstancias nos provocan.