Gestión del conocimiento en educación superior

Gestión es hacer que las cosas sucedan en cualquier área del conocimiento; sin embargo, cuando se dice gestión del conocimiento se está hablando de creación, transferencia, almacenamiento, aplicación y uso del conocimiento mismo; lo que se debe considerar es un elemento muy importante: el capital intelectual. En cualquier área del conocimiento, y más aún en la educación, está involucrado el capital intelectual. Desafortunadamente, hasta años muy recientes surgió la preocupación en la educación superior por la gestión del conocimiento; son pocas las instituciones de educación superior (IES) que han logrado aprovechar la riqueza de este tipo de gestión, cuando es en la educación superior en la que se gesta o se debe gestar el conocimiento.

Somos humanos y una de nuestras características es que somos rutinarios. En cada curso nuevo “impartimos” los conocimientos que consideramos necesarios para la materia que estamos presentando. Aún no tenemos la costumbre de “compartir” la materia con nuestros estudiantes. Seguimos “impartiendo” los conocimientos. Es aquí en donde se podría gestar un mayor conocimiento, ya que todos los alumnos traen consigo ciertos conocimientos sobre el tema que estamos tratando. Así, podríamos construir en cada clase, con nuevos estudiantes, conocimiento nuevo basado en el que se desarrolló en la clase pasada entre el profesor y los alumnos. Ésta es una manera de promover lo que es gestión del conocimiento en las IES.

Los primeros artículos de esta revista tratan este tema y todos están enfocados a la formación de investigadores y cómo la gestión del conocimiento debe estar presente en esta actividad.

El primer artículo trata sobre la gestión del conocimiento durante el proceso de formación de tesistas en un posgrado de educación a distancia. Presenta un estudio de ocho casos en dicha formación y encuentra que inciden los siguientes factores: los personales y los institucionales. Recopilar esta información es importante para futuros asesores de tesis, ya que podrán utilizar las experiencias en estos ocho casos.

El siguiente artículo, sobre los institutos tecnológicos, indica que la educación superior se está basando en el conocimiento como un factor diferenciador de productividad y creación de riqueza y está invirtiendo su capital intelectual en procesos competitivos. Indica que el paradigma tradicional de las IES ya no resulta congruente con las demandas sociales. Por ello, propone un modelo de gestión de conocimiento que considere el trabajo colaborativo a través de redes, el uso de herramientas de las TIC y los criterios específicos de evaluación. Esto llevará a los institutos tecnológicos a ser organizaciones inteligentes que aprenden, aspecto que ayuda a promover la gestión del conocimiento en las IES.

Los siguientes dos artículos tratan sobre los cuerpos académicos y cómo éstos utilizan la gestión del conocimiento. En el primero se analizan los siguientes puntos en dichos entes: el marco institucional y normativo en el que se efectuó la gestión; los objetivos, acciones y resultados de dicha gestión, así como la trayectoria de cada uno de los cuerpos académicos que permitió la transformación de sus procesos hacia el logro de productos que han sido evaluados y reconocidos como de buena calidad por los pares académicos.

El cuarto artículo, que también trata sobre los cuerpos académicos, es sobre la universidad tecnológica de Jalisco; la estrategia que se utilizó consistió en el desarrollo del capital intelectual de los docentes a través del esquema “Intelect”, compuesto por tres elementos clave: capital humano, estructural y relacional. Este modelo proviene del Euroforum, que pretende ofrecer a los gestores información relevante para la toma de decisiones y facilitar información a terceros sobre el valor de la institución. Es un modelo que hay que personalizar en cada caso. La metodología empleada fue la investigación acción participativa, con resultados cualitativos y cuantitativos, que implicaban talleres específicos para los docentes.

La revista también considera otros artículos que no están relacionados directamente con la gestión del conocimiento, pero que complementan las actividades en las IES.

Es interesante cómo los cuatro artículos sobre gestión del conocimiento abordan el tema en relación con la formación de investigadores. Desde luego que esto tiene un significado profundo para las IES, pues es la investigación la que parece estar despuntando en cuanto a la gestión del conocimiento, lo cual proyecta un futuro prometedor para las IES. La intención en esta revista fue que un profesor consolidado trabajara una investigación o un ensayo con uno o dos de sus alumnos para promover a éstos en el desarrollo de artículos y motivarlos a publicar. La mayor parte de los artículos presentados fueron elaborados de esta manera; también hubo autores que enviaron directamente sus contribuciones. Agradecemos a todos su colaboración.

Rocío Balmori y Corina Schmelkes

Coordinadoras del número 38